X-Men en Villa Gesell: un error de película

En junio de 2011 se estrenó “X-Men, Primera Generación”, quinta película de la saga. Para ese filme se gastaron millones de dólares y se recaudaron otros tantos, pero lo único que nos interesó a nosotros fueron esos cinco segundos en los que se mostraban como geselino un enclave nazi que, a las claras, había sido grabado en la Patagonia.

Captura de pantalla 2016-06-20 a las 2.34.13

Por JIP | Gesell había llegado a Hollywood. Al menos eso es lo que pareció cuando, desde las grandes pantallas del circuito mundial del cine, se mostraba un imponente paisaje natural con la inscripción: “Villa Gesell, Argentina”. Pero había algo raro había en esa escena: no aparecían la playa, el pinar, el Faro ni la 3, sino montañas nevadas y lagos con agua de deshielo. 

Claramente no se trataba de Villa Gesell, sino de la Patagonia. Un error de cálculo de “apenas” 1500 kilómetros fue el que cometió Matthew Vaughn cuando dirigió “X-Men, Primera Generación”, la quinta película de la saga, estrenada en junio de 2011, hace ya seis años.

La escena transcurre en el contexto de un viaje que Magneto -el villano principal de la célebre tira de cómics- realiza al término de la Segunda Guerra Mundial para encontrar a Sebastián Shaw, un jerarca nazi que había matado a su madre. Según la información que recibió Magneto, Shaw (personificado por Kevin Bacon) estaba recluido en estas tierras que no queda claro si pertenecen a Villa Gesell, tal como se describe, o a la Patagonia, tal como se ve.

El yerro despertó rápidamente infinidades de comentarios irónicos. Uno de ellos se preguntaba cómo el malhechor Magneto podía cometer semejante confusión con la cantidad de poderes sobrenaturales que poseía. Incluso hay una página en Facebook llamada “Más perdido que Magneto en Villa Gesell”, que muestra distintas imágenes humorísticas sobre el equívoco.

Como si esto fuera poco, la escena en cuestión concluye en un bar donde el cantinero se comunica con expresiones tales como “cabrón”, que por cierto nada tienen que ver con las que se utilizan en el país elegido por los realizadores de X-Men para ubicar el refugio nazi de Shaw. 

La lista de pifias de la película se engrosa, además, con otros agregados. Por ejemplo, la circulación en 1936 de una moneda de 5 marcos alemanes que fue creada recién en 1938, misiles desarrollados dos décadas más tarde que cuando los fecha la película, un Cadillac modelo ’72 rodando diez años antes de su aparición y helicópteros británicos en las fuerzas armadas soviéticas.

La cantidad de equivocaciones fue tal que el sitio Movie Mistakes consagró a “X-Men, Primera Generación” como el filme con más errores de todo aquel 2011.

Más adelante, los realizadores explicaron que prefirieron denominar al lugar como Villa Gesell (antes que Bariloche o La Angostura) por temas de pronunciación. Entre la prensa especializada también circuló la versión de que los directores del filme visitaron de incógnito Villa Gesell, aunque no se interesaron por esta geografía para rodar.

¿Habrá influido en ellos la cantidad de historias, mitos y leyendas acerca de la presencia de nazis en los orígenes en nuestra ciudad?

No fueron pocas las versiones que hablaban de submarinos desembarcando en medio de la noche sobre nuestras costas para traer a refugiados nazis una vez que Alemania perdió la Segunda Guerra Mundial y fue tomada por los Aliados. Incluso varios libros arriman algunos datos, aunque las precisiones son escasas. Y, como si hubiera pocas dudas, ahora “X-Men, Primera Generación” agrega otra: la de imaginar a Villa Gesell como un paradisíaco lugar rodeado de fríos lagos y montañas nevadas.

MIRÁ LA ESCENA Y LOS MEMES DE INTERNET